1914-1918


Sobreviviendo durante la guerra


El inicio de la guerra en 1914 lleva a un incremento en la demanda de leche condensada y chocolate, pero una escasez de materia prima y las limitantes sobre el comercio en las fronteras afectan la producción de Nestlé & Anglo-Suiza. Para resolver este problema, la compañía adquiere espacios en Estados Unidos y Australia, así al final de la guerra cuentan con 40 fábricas.

Grandes hitos

1914

La guerra inicia en toda Europa e interrumpe la producción de la compañía, pero la situación hostil también mantiene la demanda de los productos lecheros de Nestlé, a través de grandes contratos gubernamentales.


1915

La leche condensada es de larga duración y fácil de transportar, lo que la hace popular entre las fuerzas armadas. Por ejemplo, en 1915 la Armada Británica empieza a distribuir leche enlatada Nestlé a los soldados en sus raciones de emergencia. Una fuerte demanda por el producto significa que las refinerías de la compañía llegaban a su límite.


1916

Nestlé & Anglo-Suiza adquiere la compañía lechera noruega Egron, que ha patentado un proceso de secamiento en spray para producir leche en polvo – un producto que su nuevo dueño empieza a comercializar.


1917-1918

La escasez de leche en Suiza significa que Nestlé & Anglo-Suiza debe entregar suministros de leche fresca para ayudar a las personas en pueblos y ciudades. Para suplir la demanda de leche condensada de las naciones en guerra, la compañía compra refinerías estadounidenses y firma acuerdos de suministro con compañías australianas, que luego adquiriría.